AMARILLO ES AMOR

Oliandrojo-amarillo-decoracion-infantil

 

El color maldecido por la comunidad de supersticiosos de todo el universo y usado tímidamente fuera del mundo del arte, el amarillo, más que una anécdota, es amor!

Si algo he aprendido como  diseñadora de productos infantiles, es que el amarillo es tabú. Presentar una propuesta de diseño donde este color estuviera presente o fuera protagonista, era guiñar un ojo al fracaso. Pues bien, en contra de todos estos expertos en la materia comercial, que lo único que querían era vender sin llegar a plantearse nuevos retos estéticos, hoy decido “desaprender” y apostar por el amarillo como fuente de alegría y sofisticación en las habitaciones para los más pequeños.

No voy a decir que sea un color fácil de usar, y que en exceso, a mí personalmente, me puede saturar y perturbar. Es importante saber escoger la tonalidad y en qué medida debe estar presente en el conjunto de la habitación, además de calcular con qué otros colores ha de convivir. Reconozco que no soy fan de pintar paredes en colores estridentes y que mi primera y más certera opción es el blanco, por eso la combinación de blanco, gris o negro con un amarillo limón o un tono más saturado, siempre será equilibrada y elegante.

¿Dónde usar el amarillo?

En complementos decorativos, como marcos, textiles, láminas o algún mueble que además podemos pintar nosotros mismos con un esmalte al agua. También está genial crear tu propia decoración en plan DIY a base de guirnaldas, recortando estrellas o la forma que más os guste en cartulina, usando color amarillo flúor y  pegándolas en un cordoncillo o hilo grueso para colgarlas donde nos parezca. Mil y una ideas para hacer de nuestros espacios lugares llenos de alegría y mucho rollo.

Porque el amarillo es amor!

Oliandrojo-kids-yellow-mood
Oliandrojo-kids-deco-yellow-detalle