¿Branding en clínicas dentales? ¡Por supuesto!

En estos últimos años en los que he estado realizando branding aplicado a clínicas dentales. Buena parte de mi tiempo ha estado dirigido a explicar a los gerentes, todos ellos y ellas doctores, la importancia de comunicar su ADN. Ayudarles a descubrir quienes son en este panorama de la salud bucodental, haciendo consciente lo inconsciente, para crear su propio lenguaje.

Lo primero que necesita un proyecto es tener un estilo, un modo de expresarse propio, se trate de una panadería o un centro estético. Eso se consigue con un trabajo de branding.

Pero antes de empezar a desarrollar porqué el branding es vital para la vida de la marca, acotemos formalmente esta disciplina.

La definición estándar del término según la AEBRAND ( Asociación Española de Empresas de Branding)

Branding es la gestión inteligente, estratégica y creativa de todos aquellos elementos diferenciadores de la identidad de una marca (tangibles o intangibles) y que contribuyen a la construcción de una promesa y de una experiencia de marca distintiva, relevante, completa y sostenible en el tiempo”.

Podemos decir que el branding tiene sentido cuando conseguimos establecer la conexión con los usuarios de un modo natural.

Vivimos un momento en el que los medios tradicionales con los que captar la atención de las personas ya no son tan válidos. Recientemente la cadena Bloomberg comentaba en un artículo, cómo vivimos en un entorno saturado de publicidad y medios de captación tradicionales, que están provocando rechazo en los consumidores. ¿Alergia al marketing tradicional?

Si los usuarios cambian, las marcas deben estar al día de esos cambios, incluso adelantarse. Es en este punto donde debemos incorporar las tendencias en nuestro día a día como herramienta de vigilancia estratégica. Esta es una herramienta fundamental en mi metodología de trabajo.

Es entonces donde el branding, sea aplicado a clínicas dentales o estéticas, debe ejecutarse con la flexibilidad que requiere el entorno y las personas. Crear una identidad que lance un estilo propio con el que los consumidores reconozcan nuestra marca, nuestro negocio.

Irrumpir en el mercado con argumentos que vayan más allá de una fantástica atención al cliente, una calidad en el tratamiento excelente o la última tecnología clínica. Las personas necesitan ser escuchadas, y las marcas atender su demanda.

Pienso también en el branding como una herramienta para liberar a la marca de las promociones o guerras de precio con la competencia.

“La experiencia de marca debe estar por encima, y ser objeto de deseo para los consumidores”.

Solo rori

Todo debe estar conectado para cocinar un buen branding. La esencia del negocio, su capital humano y objetivos. Todo ello ha de estar alineado con el objetivo de la marca. Así, sin trampa ni cartón, toda acción de comunicación será auténtica y generará feedback.

Por tanto, todo empieza con trazar un plan, una estratégica que encaje con el proyecto, arroparla con un estilo único y ponerla a rodar para que acompañe a las personas en su vida.

Generar el recuerdo de tu marca en las personas es el plan, es mi objetivo.

¿Hablamos?