WELOVE ❘ una declaración de amor

welove_amor_a_primera_vista

Semanas atrás descubrí WELOVE,  gente inquieta de Madrid, que declaran su amor por hacer las cosas bien. Pasión por contar y crear experiencias que nacen desde distintas áreas como el diseño, la gastronomía, la moda, la decoración, la cultura . . .

 Pertenecen a un colectivo de empresas que dedican parte de su tiempo a colaborar y crear historias, para llevar a la realidad multitud de ideas, conceptos de vivencias  muy especiales. Arrancan con dos líneas de proyectos, uno vinculado a la gastronomía, bautizado como WELOVE EATERY,  y otro llamado WELOVE DATES, donde se crean y desarrollan experiencias únicas.

welove_coffee_cup


Señas de identidad muy definidas, que dotan de personalidad cada puesta en escena de WELOVE, trabajando la cotidianidad con cuidado y mimando los detalles, con un ojo puesto hacia la slow life, atendiendo a la sencillez, la naturalidad y el eclecticismo. Porque en la fusión está la riqueza, compartir experiencias, perfiles y talentos, es una ventaja que pone de manifiesto el saber hacer de los proyectos de WELOVE.

welove_work_in_progress

Cena para 24, una sola mesa y 24 sillas, una experiencia para compartir con algunos amigos o apuntarte  solo,  cenar con gente que no conoces y disfrutar de una velada con sobremesa, porque en el menú se incluye una copa post cena para rematar!

welove_the_table

Entre sus eventos, el guiño al magazine Kinfolk, muy en la onda de proyectos que crea WELOVE, porque cada día hay más personas que valoran y disfrutan de experiencias compartidas. Se evidencia esto de que el botón share que nos persigue en la red no sólo tiene presencia en un plano “digital”, sino también en el tu a tu, sentados alrededor de una mesa.

welove_kinfolk

Para hacer todo esto, WELOVE cuenta con personas y equipos colaboradores como:

Madrid In Love para decoración.

Gourmetillo para todo lo que tiene que ver con comer, me encanta su rollo sailor!

Dixie Land, que andan comunicando

Casa Josephine, fotografiándolo todo!

Sally L. Hambleton, llenando todo de flores